El Buen Fin 2012

¿Que es el buen fin?

Bueno nuevamente tendremos el buen fin en esta ocasión en su segunda versión ya que en el 2011 cuando sucedió por primera vez, Se le llama “el buen fin” el fin de semana mas barato del año. En el año 2011 El Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, anuncio como oficial el programa de descuento “El Buen Fin”. Con la finalidad de impulsar la actividad económica, el trabajo y la búsqueda de que las familias mexicanas tengan un beneficio adelantándose los aguinaldos de servidores públicos. Esta es una idea de cumplir varias expectativas fomentando el consumo, beneficiar a los consumidores, productores y distribuidores mexicanos ayudando a crear una economía interna.

¿Cuando es el Buen Fin?

Para este 2012 inicia este viernes 16 y concluye el festivo 19 de noviembre, haciendo un fin de semana de compras de 4 días para dejarnos consentir en el consumo

Cual fue el buen Fin

Pongámonos a pensar

En esta idea de fomentar el consumo considero que consumidores debemos realizar un consumo consciente e informado y evitar las compras compulsivas. Se deben consultar fuentes confiables con datos que muestren un beneficio real de las promociones, la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) recomienda que se revisen los precios con anterioridad para asegurar que en realidad se va a realizar una compra con un beneficio real. Y es aquí donde quiero contar mi anécdota del año pasado, nos encontrábamos haciendo las compras de la semana unicamente ninguna compra que fuera diferente a lo que requeríamos para subsistir la semana sin incluir algún beneficio del buen fin, cuando llegamos a la tienda veíamos salir a los clientes llenos de cosas y en especial pantallas de televisión grandes por no decir que en algunos casos gigantes. Conscientes de Lo que queríamos comprar nos limitamos a los productos de nuestra lista, además de no querer comprar de más también queríamos irnos Lo más pronto posible y evitar las largas filas en las cajas. Encontré un momento para preguntarle al cajero sí sabía sí existían ofertas que realmente valieran la pena de adquirir en este primer buen fin, ella me respondió con la sorpresa que ellos no habían participado en la promoción y que sus precios y promociones eran los mismos que venían manejando durante el año.
Está situación definitivamente me invitó a hacer estas reflexiones acerca de está promoción.

Muchos consumidores fuimos a hacer sus compras movidos por necesidades diferentes a las de la intención de la promoción, como por miedo a que se terminarán los productos que se deseaban adquirir en nuestras compras navideñas, algunos otros desinformados de quienes participaban en la promoción del buen fin ó con que productos y servicios. En el momento que vi a todos esos clientes con sus carros y valga la pena decir y super carros de supermercado llenos de artículos que me hacían sentir por un lado la necesidad de comprar impulsivamente a manos llenas ademas de miedo de que más tarde no pudiera hacer mis compras navideñas por existencias agotadas. Después de pensar un poco en la situación decidimos adelantar nuestras compras navideñas y al parecer fue una buena decisión ya que posteriormente pudimos constatar falta de algunos productos nunca llegaron a tiempo para la celebración decembrina: Esto evidencio la poca planeación y premura con la cual se desarrollo este evento, casi al igual que este año con la excepción de que ya teníamos el precedente de que probablemente regresara para este 2012.

Sin embargo, el año pasado se esperó mucho del tal evento y aparentemente fue todo un éxito. Pero realmente para quién fue lo fue; para los que vendieron, para los consumidores para ambas partes o el ganón fue una vez más los fabricantes, los dueños de las tiendas, o todos los asociados de las cámaras de comercio, porque el año pasado no se vio lo que las familias mexicanas esperaban de un clásico Viernes Negro tipo norteamericano, es decir, nunca hubo esos descuentos sino se fueron todos con la finta al ver las “ofertas”, eran únicamente un emplazamientos de pagos a doce y hasta dieciocho meses sin intereses; pero al mismo precio.

En lugar de ayudar a los mexicanos gran parte de la población salió perjudicada, pues se endeudaron con los bancos y alargaron sus deudas pero el beneficio real, nunca se vio reflejado por la parte del consumidor sino nada más del proveedor pues ellos no le perdieron o no sacrificaron un descuento. A final tampoco lidiaron con los morosos, sino fueron subastados aquellos buffets de abogados.
Por eso la mejor recomendación es que desde ahorita registre los precios y si no hay una verdadera oferta, es decir, un descuento. Es mejor que no compre nada. No se endeude con las tarjetas de crédito o las comerciales de forma que este mas allá de sus posibilidades economicas

Y por ultimo ¿donde encontramos el buen fin?

Si quieres encontrar las tiendas “Buen Fin” y encontrar tus ofertas “Buen Fin” te invitamos a que revises nuestro directorio de empresas participantes

 

Leave a comment

Your email address will not be published.


*