El riesgo y la pérdida, administración del riesgo

Administración del riesgo.
El riesgo y la pérdida, administración del riesgo.
Toda actividad conlleva un riesgo, ya que la actividad exenta de ello representa la inmovilidad total; pero aun así, si todos nos quedáramos en casa sin hacer nada y se detuviera toda actividad productiva, existiría el riesgo. Por lo que el riesgo cero no existe.
Los accidentes, los fenómenos naturales, la delincuencia, etc. Pueden ocasionar problemas y pérdidas de diferentes magnitudes y tipos.
Por esto es necesaria la administración de riesgos, con una persona responsable dentro la empresa, para identificar las exposiciones a estos y tomar medidas correctivas que eliminen, eviten, reduzcan o se trasladen la exposición a ellos. Esto hace que la administración de riesgos sea necesaria especialmente en las empresas, pero no exclusivamente, porque lo hay también en toda actividad humana.
Definimos el riesgo como:
La probabilidad que un peligro (causa inminente de pérdida), existente en una actividad determinada durante un periodo definido, que ocasione un incidente con consecuencias factibles de ser estimadas.
También lo podemos entender cómo, el potencial de pérdidas que existe asociado a una operación productiva, cuando cambian en forma no planeada las condiciones definidas como estándares para garantizar el funcionamiento de un proceso o del sistema productivo en su conjunto.
El riesgo incontrolado hace que el logro de los objetivos operacionales sea incierto y afectan el desarrollo de la empresa…
Los riesgos en general, se pueden clasificar en riesgo puro y riesgo especulativo.
El riesgo especulativo es aquel riesgo en la cual existe la posibilidad de ganar o perder, por ejemplo, las inversiones en la bolsa, buscar un mercado nuevo.
En cambio el riesgo puro es el que se da en la empresa y existe la posibilidad de perder o no perder pero jamás ganar.
Los riesgos puros en la empresa, son riesgos en su operación, que a su vez se clasifican en:
El riesgo inherente es aquel riesgo que por su naturaleza no se puede separar de la situación donde existe. Depende del trabajo a realizar,
Es el riesgo propio de cada empresa de acuerdo a su actividad, por ejemplo: en la industria del transporte los choques, colisiones, volcaduras; en la industria minera los derrumbes, etc.
El riesgo incorporado es aquel riesgo que no es propio de la actividad, sino que es producto de conductas poco responsables de un trabajador, el que asume otros riesgos con objeto de conseguir algo que cree que es bueno para el y/o para la empresa, como por ejemplo ganar tiempo, terminar antes el trabajo para destacar, demostrar a sus compañeros que es mejor, etc.
Es por esto que un programa de administración de riesgos es necesario. No cabe duda de que hay muchas razones para un control efectivo de los riesgos operacionales.
Desde cualquier punto que se mire el control de riesgos es un buen negocio para la empresa, para los trabajadores, para sus familias y para la población en general.
En los riesgos especulativos en épocas anteriores influía la sensibilidad e intuición de los dirigentes de las Empresas, hoy día existen cursos, diplomados, maestrías para proporcionar las herramientas tecnológicas desarrolladas para estudiar escenarios, modelos, apoyo de la informática para los directores en las Empresas, etc., que permitan tener una visión más completa de la realidad compleja de los negocios  y faciliten una rápida respuesta a los cambios constantes que hay en los mercados, eficientando su desarrollo y permitiendo incrementar el desarrollo de mercados.
Este es un tema que requiere un tratado aparte y donde cada día hay más y mejores herramientas tecnológicas, para los Empresarios deseosos del éxito en sus empresas.

Be the first to comment on "El riesgo y la pérdida, administración del riesgo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*